Una de las principales preocupaciones que pueden surgir en quien se plantea por primera vez acudir a una terapia psicológica es ¿cómo va a ser? ¿qué tengo que hacer el primer día? y ¿qué voy a obtener o conseguir en esa primera consulta?

Photo by Toa Heftiba on Unsplash
Photo by Toa Heftiba on Unsplash

¿Qué va a pasar la primera vez que vaya a ver a un psicólogo?

En primer lugar, TU.

Tú probablemente vas a estar nervios@, sin saber por dónde empezar, preguntándote qué tienes que contar, qué no… Puede también que sientas cierto reparo; al fin y al cabo, vas a sentarte en un sitio desconocido, a contar a alguien desconocido, cosas muy privadas tuyas, cosas que te preocupan y que te hacen sentir mal.

En segundo lugar, EL TERAPEUTA.

El terapeuta te va a escuchar, a intentar comprender cómo te sientes… Para ello, además de escucharte y dejarte hablar, te hará preguntas; por una parte algunas preguntas generales sobre tu vida, y por otra, algunas preguntas más específicas sobre tu problema o motivo de consulta. En resumen, todas aquellas preguntas necesarias para colocarse en tu punto de vista y analizar cómo te sientes y qué necesitas.

Hablando me voy a desahogar…

Seguro que alguna vez has oído decir que la gente que va a un psicólogo se desahoga hablando, que así se libera, en parte, del gran peso que siente sobre sus hombros…

Esto es verdad, hablar y dejar salir aquello que nos angustia es una parte de sentirnos mejor; pero… ¿no podemos entonces desahogarnos y ser escuchados de alguna otra manera? con un amigo, la familia… a veces parece que basta con eso. Pero otras veces, por más que nos desahoguemos con nuestro mejor amigo, por más consejos que nos den, la familia, los libros de autoayuda… seguimos sintiendo que la angustia nos acompaña y que nos hace falta algo más.

Ahí es donde entra en juego el «extra» que aporta la terapia psicológica, la experiencia del psicólogo. Al ir a terapia, además de ser escuchados, tenemos la posibilidad de, guiados por alguien cualificado para ello, comenzar a ver nuestros problemas de manera diferente, dejando atrás los juicios de valor, propios y ajenos.

¿Qué NO va a ocurrir en terapia?

Durante las sesiones de terapia nadie te va a juzgar, no es trabajo del psicólogo opinar sobre si lo que te pasa, lo que le cuentas, está «bien» o «mal», si es «normal» o es «raro»… El terapeuta lo que busca es averiguar si tú te sientes mal o no, si en ti hay algún grado de sufrimiento, el por qué, y cómo, con los recursos terapéuticos adecuados, y con su experiencia, puede ayudarte a superar o afrontar aquello que estás viviendo.

Además, en terapia, especialmente el primer día, no vas a encontrar respuestas rápidas, no vas a encontrar consejos, si no a alguien que te va a ayudar a aclarar lo que es importante para ti, de forma que puedas tomar, tú mism@, decisiones congruentes con tus deseos y valores.

Lo fundamental, al empezar a acudir al psicólogo o psicóloga, es que procures sentirte a gusto, confiar… por supuesto esto es algo que lograrás poco a poco, pero es importante que sepas que esta primera vez en consulta no tiene por qué ser incómoda para tí, el profesional se ocupará de hacerte sentir a gusto, cómod@ y bien atendid@. Tú comienza por ser sincer@, y a la vez plantear todas aquellas dudas que te surjan, hasta encontrarte cómod@ y confiad@.

¿Y tú, cómo fue tu primera vez acudiendo a terapia? ¿Te sentiste cómod@, te quedaste con alguna pregunta sin plantear? Cuéntamelo en los comentarios.

O si tienes alguna duda sobre algo que haya mencionado en el post, o quieres que escriba sobre algún tema que te preocupa o interesa, déjamelo en los comentarios.


Ana de la Calle

Psicóloga apasionada por su profesión, quiero compartir mi experiencia con cualquiera que pueda necesitar de una orientación y apoyo en su vida para sentirse verdaderamente mejor.

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.